10 cosas que sólo puedes hacer en el norte de Tenerife

1. VER OVNIS

10 cosas que sólo puedes hacer en el norte de Tenerife

Hay quien opina que eso no vas a poder hacerlo ni en Tenerife ni en ninguna otra fragmento (yo, por ejemplo). Pero el acción en sí de ir a buscarlo, surtirte con algo de picar, transportar un vino de la área y subirse a un elevado a ver si aparece alguno puede ente idéntico de divertido aunque el protagonista sea tan escurridizo que idéntico ni existe. ¿Y por qué en Tenerife? Porque los ufólogos, esas gente cuyo mayor mérito es haberse otorgado un nombre de resonancias científicas (bueno, y que ven ovnis) mencionan todo el momento a la isla, al Parque patrio del Teide y a sus costas en sus relatos de avistamientos.

Los cielos nocturnos despejados, tan apropiados para los observatorios de estrellas tienen además su fragmento de deber en esto. El instante cima de la ufología en Tenerife ocurrió en junio de 1989, cuando un programa de radio consiguió reunir a próximo de 40.000 gente en el Parque patrio a la espera de un contacto extraterrestre. Por allí pasó todo el mundo de la isla, nativos y forasteros, pero los alienígenas no aparecieron.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/ver_ovnis_9482_630x.jpg Ver OVNIS

Corbis

2. PISAR OBRAS DE ARTE

Los vecinos de La Orotava llenan el aldea de alfombras de flores y tierra coloreada de las cañadas del Teide y flores en junio, durante la celebración del Corpus (el jueves posterior al domingo del Corpus en realidad). Las alfombras, que tienen un record Guiness de murales de arena, ocupan un ancho itinerario por el aldea, culminan en un tapiz de unos mil metros cuadrados frente al Ayuntamiento y componen cuadros religiosos y formas tan decorativas complejas y realistas que resulta complicado creer que estén hechos de un material fugaz y escurridizo como la tierra local. Tras la procesión y la misa, los niños se encargan de pisotear el labor que los artesanos locales llevan un mes elaborando.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/pisar_obras_de_arte_en_la_orotava_7934_630x.jpg Pisar obras de arte en La Orotava

Corbis

3. VER DRAGONES

Lo que queda de los dragones son los dragos, alimentados por la sangre de Ladón, un enorme dragón de 100 cabezas asesinado por Atlas en la mitología griega. Era el encargado de custodiar las Hespérides, las islas del eden, que se localizaban precisamente aquí. El drago canario, la espléndido género endémica de savia roja como la sangre de un dragón, puede vivir cientos de años y tiene su delegado más anticuado y celebrado en Icod de los Vinos. Los guanches los adoraban y los turistas actuales vienen a hacer lo mismo: lo han convertido en una de las atracciones más fotografiadas de la isla. La posición de los dragos en el centro de las ciudades es otra experimento más de su interpretación sagrada o al menos del aprecio que se les tiene. En La balsa, por modelo , coronan las plazas principales, como la de la Catedral y la del Adelantado.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/drago_milenario_de_icod_de_los_vinos_5268_630x.jpg Drago milenario de Icod de los Vinos

Corbis

4. LLEGAR A LO MÁS ALTO

El Teide alcanza los 3.718 metros y en España no puedes subirte a un paraje más elevado. Llegar hasta su pico es un paseo entre rocas rodeado de las 168 especies naturales que crecen en los recovecos petreos (58 de ellas sólo se dan en Canarias). La otra vista del volcán es la que se tiene desde el solar liso de la isla, aún más sobrecogedor, ya que, también suele contar con una corona de nubes. Nubes a tus pies si escalas hasta la cúspide o nubes como imantadas al Teide si lo miras desde abajo: tú eliges.

5. ARROJARSE AL VOLCÁN

O al menos recorrer su interno. Para ver un volcán por en el interior no es esencial ente el plato fornido de un sacrificio a los dioses ni la protagonista de una canción de Carlos Berlanga. En Icod de los Vinos cuentan con 17 kilómetros visitables y subterráneos de tubo volcánico: La caverna del aire. Es el mayor pasillo volcánico de la coalición Europea y tiene tesoros escondidos en manera de terrazas, simas y caprichosas y panzudas formaciones de lava.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/la_cueva_del_viento_de_icod_de_los_vinos_6453_630x.jpg La caverna del aire de Icod de los Vinos

Alfredo Laínez Concepción

6. CONOCER UN FÉNIX VEGETAL

El pino canario es casi un prodigio y la lógica de que abunde la vida en el interno canario: es competente de regenerarse tras un fuego. Ocupa el 60 por ciento de la área verde del archipiélago y, aunque es el símbolo de La Palma y está en todas las islas (en Fuerteventura y Lanzarote sólo en manera de cultivo), el norte de Tenerife es uno para perderse entre sus sombras. La isla posee la mayor fragmento de las 70.000 hectáreas que puebla esta género.

7. VER ESCULTURAS QUE NO SON ESCULTURAS

La lava del Teide llena la costa del norte de Tenerife de rocas volcánicas de formas caprichosas, como esculpidas para participar en una exposición al viento voluntario que ocupara media isla. Hay quien sólo se preocupa de admirar su retorcida hermosura corriente y hay quien asocia las rocas con sugerencias antropomórficas o con formas de leones y otros animales.

8. USAR EL GUACHAPP

Guachapp es la aplicación para portátil que te sistencia a decidir los guachinches que visitar: los geolocaliza y los valora. Los guachinches son una género (comercial) además endémica que nació en los patios de los productores de vinos, que vendían las garrafas en su propia vivienda y ofrecían algo de picar a los catadores, por que no bajaran rodando las inclinadas cuestas de los viñedos. Ha evolucionado hacia restaurantes de escrito corta y recetas que tienden a ente tradicionales o, al menos, a usar productos locales. En un guachinche auténtico el entorno es rural, la almuerzo casera y las vistas largas.

9. VESTIRSE DE MAGO

De todas las formas posibles de vestirse de brujo (del atuendo informal a lo Tamariz al puntablanquismo de David Copperfield) la que propone Tenerife es la que requiere saberse menos trucos. En realidad es bastante con saber beber, comer, bailar y cantar un poco. Se trata del traje clásico de campesino (y campesina) que se usa durante las fiestas más típicas y más arraigadas de los pueblos tinerfeños. también de desfilar por las calles subidos en carretas tiradas por bueyes se asiste a los bailes de magos, para algunos de los cuales es indispensable el atuendo. Lo bueno es que cualquiera preparado a alquilarse único se integra instantáneamente en la jarana. En junio lo hay en La Orotava, en julio en San Cristobal de La balsa y Puerto de la Cruz y en agosto en Garachico.

10. NO TENER QUE ELEGIR ENTRE OCéANO O PISCINA

Las piscinas naturales de Garachico son unos cubículos de paredes casi escultóricas totalmente autogestionadas por la lava (que las dio forma) y el mar Atlántico (que se encarga de llenarlas y vaciarlas a base de mareas). En los días en que no está muy colmado puedes apropiarte de único de sus mini embalses sólo para ti. Tienes vistas al Castillo de San Miguel y estás a un marcha de Garachico, único de los pueblos más auténticos de la isla, donde los niños juegan al fútbol en la vía y todo lo demás pasa muy despacito en torno a los jardines y la plaza del Ayuntamiento.

*Puede que además te interese…

- Un viaje a Tenerife sin pisar la playa

-Viajes insólitos a la captura de templos masónicos en Tenerife

-Tenerife: un volcán a incendio lento

-Todos los artículos de Rafael de Rojas

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/garachico_6306_630x.jpg Piscinas naturales de Garachico

Thinkstock

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes