Allegro, …ma impar troppo

El Emisor empieza a respirar. Aunque los resultados han estado lejos de las esperanzadoras reservas iniciales, el verano ha ido algo mejor que el del año pasado. Un respiro para el deprimido emisor español, que acumulaba próximo de un lustro de retrocesos o, en muchos casos, daba encefalograma mapa.Aunque la alejamiento sea sideral entre el derivación de las agencias y el de otros sectores turísticos mcomo la hotelería, que ha añadido a la buena paso del receptivo forastero la tímida progreso del emisor domésticom, no puede negarse que las reservas han crecido. Y lo que es más importante: se ha recuperado fragmento del margen perdido a motivo de la conflicto de precios que, período tras período, ha ido empobreciendo la rentabilidad sectorial.

Y es que pese al repudio a las declaraciones del presidente del Gobierno en la diálogo concedida a este cíclico coincidiendo con Fitur, los datos han caduco dando la lógica a lo que aseguraba Mariano Rajoy a NEXOTUR: “Nos encontramos en plena reactivación del mercado emisor nacional”, mientras destacaba el “comportamiento excelente” de la llegada de turistas extranjeros en tiempos de conflicto económica.

Más allá del buen proceder del Receptivo, que ha registrado cifras positivas en los años de conflicto, Rajoy destacó la mejoría mostrada por la petición patrio, afirmando que “según los últimos datos, nos encontramos en plena reactivación del mercado emisor patrio que representa el 50% del Sector”. “Hoy vemos como, junto a la confianza del consumidor (que subió siete puntos en diciembre), crecen las pernoctaciones de los residentes, los desplazamientos de los españoles, los pagos por viajes al forastero y como las ocupaciones de los últimos puentes han sido francamente buenas”, en palabras de Rajoy.

“Es una gran noticia para el Sector”, aseguraba Rajoy, ante el escepticismo o el repudio de la mayoría de empresarios, directivos y profesionales que entonces, como ahora, sufren los efectos de la conflicto más importante de la historia.

Pero es de justicia reconocer, ahora que todavía no estamos en misión electoral, que Rajoy tenía lógica, al menos en fragmento. Aunque estemos solo al entrada, la restauración empieza a notarse en la propensión al gasto de los españoles. Especialmente entre los millones de funcionarios, que habían optado por el reserva compulsivo ante la duda sobre su porvenir, y que ya han empezado a gastar.

Otra objeto es la economía productiva, mucho profesionales de la agencia privada como los autónomos que, exceptuando excepciones, mantienen apretado el cinturón, atenazados por la reducción de ingresos, la derrota del margen y el cierre global del grifo crediticio.

Los agentes de viajes son el mejor barómetro para medir la propensión al consumo en viajes y vacaciones de los españoles y, aunque fragmento de la pastel se ha producido a la venta on-line, la cruda realidad es que han sellado más de 3.000 puntos de venta, y que hay más de 5.000 agentes de viajes en sin trabajo (o en subempleo). Una posición que solo se paliará si al entrada de esta restauración del emisor casero, anunciada por Rajoy en enero, se añade la restauración del viaje corporativo y las reuniones, que podría hacerse realidad en 2015 si los consejos de administración de las empresas líderes deciden levantar el pie del freno del consumo.

En cantidad, traduciendo la manifestación italiana (allegro, ma impar troppo) el tempo de las ventas de viajes es: contento sí, pero no demasiada. Pero lo fundamental es que hay transformación de tendencia. Ahora hay que confiar en que sea sostenida.

Que le sea provechoso. Ese es nuestro mayor inclinación.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes