AVE a Francia: imbatible en los destinos intermedios, mejorable hasta París

Competencia directa en los destinos más cercanos, una lucha más distinto en la conexión Barcelona-París. El debut el pasado domingo del unión ferroviario recto entre España y Francia ha abierto una nueva batalla por ganarse el ayuda del usuario entre el avión y el tren, una disputa que, a tenor de precios, frecuencias y prestaciones de único y otro ámbito, puede dar tanto juego, aunque con derivación inconstante en cometido del destino.

Así, y con un período de viaje de seis horas y 25 minutos para el tren Barcelona-París y un valor que oscila entre los 59 euros (promocional) y los 170 por recorrido, las compañías aéreas aseguran que el TGV (son trenes franceses los que cubren dicho servicio) no supone una competencia. Por contra, es en los servicios intermedios Barcelona-Nimes (3hs:13m), Barcelona-Perpiñán(1:15) o Barcelona-Toulouse (3:05)… donde el tren puede abrir más brecha con el avión y, sobre todo, con el coche, con desigualdad el ámbito más utilizado para conectar ambos países, ocupando el 89% de los 82 millones de viajes que se producen anualmente entre ambos países.

En el caso del Barcelona-París, la selección es además una cuestión de gustos, aunque el avión sigue siendo inmejorable en cuanto a valor. Ayer mismo, un billete aéreo comprado para el 24 de diciembre y retorno el 31 del mismo mes salía por 134,57 euros la opción más barata, volando con una acompañamiento de categoría y enlazando sólo aeropuertos principales (El Prat y Charles de Gaulle, en este caso). Para las mismas fechas, La compañia ferroviaria Española Renfe solo ofertaba la tárifa máxima (340,20 euros en clase turista). «Ofrecemos más horarios, mejores precios y mejor período de viaje», se precisa desde Vueling, la acompañamiento líder en El Prat, que por si sola ha ofertado en este 2013 992.520 pasajes entre la capital francesa y la catalana.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes