¿Cártel de agencias independientes?

La denuncia de “cártel” a los Grupos comerciales por fragmento de Competencia, pone en serioriesgo a las agencias independientes. En su declaración, la CNMC afirma haber encontrado “pruebas” de que Agrupa ha establecido un tratado entre los Grupos que la forman para crear un “cártel”.Es decir, con el meta de evitar la mutua competencia y resguardar los intereses de sus empresas, frente al parte.

Superado el estupor (o la perplejidad) delantero ante una denuncia tan importante como incongruente, la primera deducción que cabe extraer de la declaración de la CNMC es que pone en riesgo a los Grupos comerciales o, lo que es ídem, a las agencias independientes, cuestionando el porvenir de miles de pymes.

Los Grupos comerciales fueron la contestación a la obligación de integración de millares de microempresas (no solo de pymes), ante la hegemonía de los grandes grupos de agencias minoristas, que actúan generalmente como las fuerzas de ventas de los llamados grupos de integración vertical.

Acusar a los agentes independientes de limitar la competencia es como tildar a los bomberos de pirómanos, ya que precisamente estas agencias garantizan la existencia de voluntario competencia en nuestra comercialización turística. Y todo el mundo sabe que, en este parte direccionar ventas es sumamente complicado, especialmente para las pymes.

¿Acaso no tienen los agentes el derecho (o más bien la obligación) de elegir los proveedores y, por mucho, los productos o servicios que ofrecen a sus clientes? El papel de prescriptor obliga al factor a velar por el inclinación del cliente, frente a proveedores que pretendan cargarle tasas abusivas, no aseguren la categoría debida del servicio prestado o, sencillamente, no remuneren adecuadamente la tarea de intermediación.

Pero es que, también, es de abuso público que ninguna empresa (ni siquiera minoristas tan disciplinadas como Viajes El tajo Inglés) deja de vender un producto si el cliente desenlace quiere adquirir esa programación, y no otra. El cliente es el que decide y el factor hace lo que sea para no perder la venta.

Prohibir o limitar que los agentes puedan recomendar aquellos proveedores o productos que consideren idóneos, es cuestionar su cometido como prescriptores.

¿Son un “cártel” las agencias independientes, cuando ni siquiera logran ponerse de acuerdo para elegir el abogado que les defienda ante el expediente de CNMC?

Competencia presta un delgado servicio al parte, por el que dice velar, implosionando primero con sus sanciones a las Asociaciones empresariales, tras el curioso chivatazo de Spanair para perjudicar al que era su gran competidor, dándole una patada a Iberia, pero en el trasero de los agentes. Y pone en jaque a los Grupos cuestionando el porvenir de los agentes independientes, precisamente por hacer su trabajo: prescribir.

Que le sea provechoso. Ese es nuestro mayor inclinación.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes