El obispo de Ávila: «La gran aportación de Suárez ha sido el arreglo del aldea español»

Los restos mortales de Adolfo Suárez descansan junto a su esposa hospitalidad Illana en el claustro de la catedral de Ávila, a escasos diez metros de donde está sepultado quien fuera presidente del Gobierno en el exilio durante la II República Claudio Sánchez Albornoz. [Galería: El viaje de Suárez de giro a su Ávila]

Un categoría de agentes de la Policía Municipal de Ávila portó a hombros el sarcófago de Suárez hasta el paraje dispuesto para su sepultura. Al llegar a la metrópoli, además hicieron ídem mientras el organista de la catedral interpretaba el himno patrio de España. [Galería: Autoridades en la última partida]

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, fue el encargado de recibir los restos mortales del primer presidente de la democracia y celebrar las honras fúnebres. García Burillo destacó el «prodigioso trabajo» de Suárez en la cambio, que inauguró un gusto de complicidad política trabajando sin cesar por el entendimiento entre los españoles, e instó a seguir su camino. [Galería: los restos de Adolfo Suárez llegan a Ávila para ente enterrados en la Catedral]

García Burillo repasó la figura política del expresidente: «Su política consiguió que las dos Españas pudieran encontrarse tras décadas de animadversión política y de odio». El obispo hizo hincapié en el «gran meta de reconciliación y de paz promovido por el presidente Suárez» a quien España debe «una acto de gracias inmensa».«Él trazó un camino que bien merecería ente continuado», manifestó. [Galería: Solemne despedida al presidente]

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes