El responsabilidad de Diego Costa venció a la indolencia de Mario Balotelli

Los focos estaban sobre ellos, Balotelli y Diego Costa, principales vedettes del exhibición que se representó ayer en San Siro, pero solo único fue en realidad fiel a su reputación. El italiano amagó con unos pocos chispazos y luego se perdió en la penumbra; el hispanobrasileño, más comprometido con el juego coral del Atlético, acabó burlando a sus perros de presa y fulminó al Milán con un uno remate cuando el colisión estaba en la recta desenlace.

Mario Balotelli se mueve por el campo caminando, como si la objeto no fuera con él. Como peleado con el mundo, con esa ojeada fiera de matón a paga. Se para unos segundos, se sube las medias y vuelve a dar unos cuantos pasos. El pelota circuló a menudo por en frente de sus narices, pero ni se planteó presionar a el amparo del Atlético. Esa no es su cometido. Pero su indolencia es, a veces, una impostura: Balotelli es un riesgo, el talento en un conjunto que no está precisamente sobrado de él. Cuando el pelota lo busca (el viaje al revés es impensable, eso le supondría un esfuerzo) siempre ocurre algo: una asistencia a un compañero desmarcado, un arrastre de los centrales para abrir vías de agua, una carencia en la límite del zona rival.

Sus apariciones esporádicas junto con el emoción de Kaká fueron de lo mejor del Milán en el roto. En la primera medio centró de tacón un pelota a Kaká que el brasileño envió por encima del larguero. Burló en una jugada de pausa y arrancada a Miranda, cometido nada sencillo, y tuvo que ente zancadilleado por Mario Suárez cuando enfilaba hacia la cocina. Después del entreacto, prácticamente desapareció.

Diego Costa, en transformación, no puede disimular que es un tipo hiperactivo, aunque ayer le costó un mundo meterse en harina, bien vigilado por Rami y Bonera. Los primeros minutos le sobrevolaron. Pero la segunda fragmento intentó de todo: desmarques y remates acrobáticos, como una tijera a pase de Gabi que no vio puerta. Su insistencia provocó tarjetas a sus guardianes.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes