El video, un reciente aliado

El porvenir ya está aquí. Y, con él, un verdadero alud de innovaciones que, en su mayoría, tienen en Internet (bautizada en comienzo como “la autopista de la información”) como el vehículo apropiado para conseguir popularizarse. Un porvenir que es cada día más comprensible, gracias a la representación.El video titulado lEl porvenir, según Microsoft’, alcanzable en YouTube, es un buen modelo de lo que está a calceta de llegar: teletrabajo con terminales móviles de última progenie, tarjeta de embarque digitales, pantallas táctiles holográficas, guía virtual, papel digital, periódicos interactivos vivos, escritorio digital…

La creciente transcendencia de la representación y el boom de la tecnología exigen mucho a destinos y transportistas como a agentes y operadores, redes sociales como la que propicia YouTube. Pero, ¿cómo llevar nuestro negocio clásico a abrirnos a un mercado más joven, basado en la representación, para aprovechar sus grandes posibilidades virales?

El video es ya el rey del contenido, gracias a su universalidad y que apenas tiene barreras de inicio, pero, para que tenga éxito, y reverbere por la malla, también de un contenido breve e impactante ha de cumplir ciertas reglas. Para empezar, debe poder verse desde los dispositivos móviles, porque casi la medio de los videos de YouTube se ven hoy en móviles y tabletas.

Las modalidades (gratuitas o de pago) para contar con un canal propio en YouTube pasan por un meta común: conseguir muchos suscriptores, que fomenten la promoción cruzada de contenidos. también, al idéntico que ya hizo con los anuncios, tras adquirir YouTube, Google está potenciando la propaganda selectiva (filtrada) en los videos, cuyos beneficios se reparte a medias con el usuario. Todo un mundo de posibilidades para el Turismo y los viajes, que está siendo explorado por aerolíneas rompedoras en materia de nueva declaración, como es el caso de Air New Zealand, en cooperación con la Prensa digital.

Pero no todo vale para triunfar con videos en la malla. Al idéntico que ocurre con el corta y pega (Google penaliza con callo el posicionamiento de los digitales cuyos contenidos no son originales), las imágenes de los videos han de ente inéditas y el usuario debe tener los derechos de las mismas. En caso contrario, los videos son eliminados, y no se pueden monetizar. E incluso el titular de los derechos ya puede reclamar el desembolso de la propaganda asociada al plagiario.

La clave del éxito pasa por aportar videos con contenidos interesantes y, por supuesto, que sean sencillamente localizables. Para conseguirlo, el certificado (corto e impactante) es principal. Por el contrario, las descripciones de los videos han de ente exhaustivas, deben usarse de forma intensiva los link con las redes sociales, creando contenidos que los usuarios quieran compartir, seleccionando bien la representación para animar a hacer clic y visualizarlo, actualizando cada semana nuestro canal (siempre el mismo día y a una hora fija), usando las anotaciones para insertar textos al desenlace que permitan conectar con otro video, una segunda fragmento o relacionados, etc.

El auge del video en Internet posibilita retransmitir en recto (hangoust) y en vivo, permitiendo en la práctica contar con un canal propio de televisión, alcanzable desde cualquier fragmento, con un conocimiento idéntico de dónde se ve (mercados de audiencia) y cuándo sube o cae la audiencia. Un mundo que se blinda contra la piratería marcando los contenidos exclusivos con una marca digital, que los compara con los demás y, en caso de igualdad incompleto, avisa al legítimo dueño para que decida bloquearlo (que no se pueda ver), dejarlo estar e, incluso, ponerle propaganda. Tecnología que se perfila como reciente aliado del Turismo.

Que le sea provechoso. Ese es nuestro mayor inclinación.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes