Frikimalismo gastronómico: los restaurantes más originales de Europa

La lista de establecimientos construidos sobre antiguos edificios emblemáticos de la comunidad es larga. Desde cárceles hasta vagones de tren. Todo vale con tal de ofrecer una práctica única, dónde el morbo esta servido y los fantasmas del pasado pululan por sus estancias con el beneplácito de todos los presentes.

Frikimalismo gastronómico: los restaurantes más originales de Europa

Si, tienen un puntito friki, un no se qué seductor y un tanto de morbo añadido. Pero también se come bien y la charla esta asegurada. Si en tus viajes por Europa quieres pasar una velada dispar atento a estas propuestas.

1. THE POTTED PIG. (CARDIFF,IMPERIO UNIDO)

Es el restaurante más cotizado de Cardiff, la nueva capital de moda en el imperio Unido, y por mucho no es raro que entre la leve luz de las velas de esta antigua cámara acorazada de un banca , que hoy respeta su estructura inédito de sótano abovedado, sonrían en la sombra rostros internacionalmente conocidos. Entre sus especialidades, como no podía ente de otra forma, esta todo lo relacionado con el cerdo, (si te gustan las chuletas contundentes estás de enhorabuena) pero su ancho menú de inspiración universal tiene para todos los gustos. además si hablamos de vino.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/un_restaurante_en_una_antigua_camara_acorazada_de_un_banco_8065_630x.jpg Un restaurante en una antigua cámara acorazada de un banco

The Potted Pig

2. THE CHURCH RESTAURANT (DUBLÍN)

Las mejores ideas surgen de repente. Por eso no es de extrañar que en algún instante, algún empresario avezado pensara que las cada vez más Iglesias cerradas de Irlanda bien podrían convertirse en comedores de esplender. Desde entonces la cadena The Church, ha ido redecorando con inteligencia y buen deleite un pila de templos abandonados por sus fieles que ahora cuentan con una parroquia tanto más ruidosa y pecadora. Si, al menos de gula pecan todos. Te proponemos el de Dublín, por su distinguido ornamentación y porque no todos los días vas a cenar ante un coro centenario.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201314/la_iglesia_de_st_mary_pintas_y_rezos_en_dublin_347_630x.jpg La iglesia de St. Mary, pintas y rezos en Dublín

The Church club & Restaurant

3. BODEGA DEL VERO (BARBASTRO, HUESCA)

Para los aragoneses la Bodega del Vero es una encuentro obligada cuando quieren darse un buen homenaje y no conocer la prisa hasta bien pasada la medianoche. Sobre todo cuando hace frío y en su coqueta caverna del centuria XI arde la chimenea. Pero aunque te sentirás mimado y malcriado en todo instante por las hermanas Mur y te alegrarás de probar el tomate rosa, el foie con mermelada de violetas, el pan de horno, el jamón de Teruel, el entrecot y cualquiera de sus propuestas de período, lo que más te sorprenderá será su situación.

Para acceder al Santa Sanctorum tienes que atravesar la frutería más famosa del aldea, en apariencia el típico ultramarinos en vías de extinción. No te dejes engañar. Una vez que sortees las cajas de mandarinas, las cestas de huevos frescos, y el repisa del bacalao, una escalera de barro te conducirá al interno de la Bodega, que a comienzos del centuria XX fue una chocolatería, y que hoy todavía parece desprender el adictivo aroma del chocolate cálido. Sin incertidumbre un paraje que desprende atractivo.

4. RESTAURANTE HOTEL MALMAISON (BELFAST, IRLANDA DEL NORTE)

Lo encomiable sería que te alojaras al menos una noche en el exquisito Hotel Malmaison de Belfast, pero si tu recorrido o tu presupuesto no da para mucho, conviene que al menos reserves una cena en su brasserie. El edificio era un anticuado granero victoriano pero te costará adivinarlo según cruces sus puertas. La suntuosidad del terciopelo ha sustituido a las gruesas lonas de arpillera y las corrientes solo se notan en los estilismos de sus comensales. Chic y distinguido , dónde si encontrarás guiños a sus antiguos orígenes será en el restaurante, minimalista, caliente, y repleto de propuestas contundentes. Si te apetece probar una hamburguesa con gusto pide la Malburguer. Perfecta para curar la resaca.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/restaurante_la_postal_9577_630x.jpg El vagón restaurante de la Postal

Restaurante La postal

5. RESTAURANTE LA POSTAL (SEGOVIA, ESPAÑA)

Si quieres disfrutar de los atardeceres más coloristas y de las mejores vistas sobre el Alcázar de Segovia debes reservar una mesa en el Vagón restaurante de la Postal. Ubicado en un anticuado vagón de tren los años 50 rehabilitado con carantoña y bautizado en honor a único de sus más ilustres viajeros: Antonio Machado, poeta muy inseparable a la arena y usuario frecuente del anticuado tren que unía a la metrópoli con Madrid. Machado, que se desplazaba con asiduidad a la capital para visitar a su amada Guiomar, parece haber descuidado tras de si esa atmósfera inexplicable de los lugares con atractivo. diáfano que si buscas algo más terrenal no tienes más que echar un ojeada a la carta: judiones de la Granja, paletilla de cordero lechal con miel y romero y el célebre cochinillo. Asegúrate de que no te bajas en la primera estación y tutela lugar para una buena sobremesa.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/judiones_en_la_postal_9471_630x.jpg Judiones de la granja en La Postal

Restaurante La postal

6. RESTAURANTE ONE BRIDEWELL (LIVERPOOL, IMPERIO UNIDO)

No podía ente de otra forma. A alguien le tenía que poner la noción de comer en la antigua calabozo de una cárcel, con su puerta de madera inexpugnable y su cerradura bien gorda. Hoy las celdas son reservados de esplender y aunque se insiste tanto en la epopeya de que el restaurante esta hechizado por sus antiguos habitantes, lo verdad es que nadie ha tenido que interrumpir la almuerzo por su culpa. Dicho esto, prepárate para cenar en una de las localizaciones más extrañas que hayas visto, el anticuado penal de Campbell Square que fecha de 1850. Para distraer tus pensamientos échale un ojo a su menú estacional, dónde no faltan los platos típicos de la metrópoli, y pon deferencia a su escrito de cócteles.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/restaurante_one_bridewell_3022_630x.jpg Comer en una antigua calabozo de prisión

Restaurante One Bridewell

7. RISTORANTE DA PANCRAZIO (ROMA)

Es en realidad complicado encontrar un edificio en Roma que no cuente con una larga historia centenaria, pero el Restaurante Pancrazio no tiene de qué preocuparse. Construido sobre las antiguas ruinas del Teatro Pompeya, el escenario donde se asesinó a Julio César, mantiene todo el atractivo de los lugares con epopeya, aunque ésta sea turbulenta, y reinventa el concepto de afabilidad italiana. Aunque su terraza es delicosa si el período lo permite, la área más solicitada es su gruta interno, apenas iluminada por las velas y sin incertidumbre cargada de romanticismo.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/ristorante_da_pancrazio_6746_630x.jpg Pancreazio, construido sobre las ruinas del Teatro Pompeya

Ristorante da Pancrazio

8. CENAR EN LAS ALTURAS

Si lo que quieres es romper el molde y hacerte la fotografía definitiva, experimento a cenar en una plataforma suspendida de las alturas frente a los monumentos más emblemáticos de Europa. La compañíaDinner in the sky organiza este tipo de eventos por recado , reuniones no aptas para sufridores de vértigo. Su éxito es tal que verás como la personas conversación animadamente a 50 metros de cota, eso si, con el cinturón de certeza bien ajustado. París, Estambul, Monte Carlo, en global más de 15 países a lo largo y amplio del mundo.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201403/cena_en_las_alturas_6569_630x.jpg Cena en las alturas de Bruselas

Dinner in the sky

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes