Guía de Kenia: qué hacer en el nación superlativo

Kenia, de demografía y prolongación similares a las de España, es una olla a presión en la que los ingenios tecnológicos más descarados se mezclan con la calaña más principal, donde se pueden ver rinocerontes con rascacielos de fondo y donde un Maasai te pide tu cifra de Whatsapp para que estéis en contacto.

Guía de Kenia: qué hacer en el nación superlativo

Mete tus botas en la maleta y prepárate para caminar por algunos de los senderos con mejores vistas que nunca contemplarás. Acampa en la cúspide del volcán de Suswa, en comunión con la calaña. Sube de madrugada al cráter del próximo volcán inerte de Longonot, que se levanta insolente en ámbito del Valle de la Falla (Rift Valley). Machaca tus piernas ascendiendo a la Colina Elefante y contempla el imponente Monte Kenia (5.199 metros) en la alejamiento antes de atreverte a asaltarlo. Abrígate para lidiar con las frías noches en los dominios de éste, con la nieve de su cúspide y con los escalofriantes paisajes que desde allí se contemplan.

¿Aún insatisfecho? Entonces sigue moviendo las piernas en un poco más al noroeste, en las proximidades de Eldoret, meca de los mejores corredores del planeta. Mézclate con ellos y trata de seguirles el ritmo -probablemente, sin éxito- al alba, en caminos de arena roja a través de interminables plantaciones de té de las Colinas Nandi. O junto al desfiladero del Valle del Kerio, en Iten, epicentro del atletismo universal.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/plantaciones_de_te_en_las_colinas_nandi_2068_630x.jpg Plantaciones de té en las colinas Nandi

Corbis

No muy lejos de allí se esconde el espléndido bosque tropical de Kakamega, el paraje modelo para unos días de receso y silencio en acompañamiento de la calaña más abrumadora. Los gigantescos árboles se extienden cual alfombra vegetal hasta la límite con Uganda y coronan el Monte Elgon.

Si te cansa el verde, viaja al norte, al región de los ocres, y contempla el desierto en Marsabit y los colores psicodélicos que regala el estanque Turkana, lar de las tribus menos loccidentalizadasr del nación. O los lagos Natron y Magadi, en el punta sur del nación. Y remata la práctica caminando entre las ruinas suajili de Gede, una suerte de Angkor Wat camboyano (a escala) en la costa de Kenia. Y si no te ha bastado, entonces -y solo entonces- experimento a perderte en la sabana o échate una descanso a la penumbra de una palmera. Pero hazte un ayuda y no te conformes con eso.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/lago_turkana_1010_630x.jpg estanque Turkana

Corbis

QUÉ NO TE PUEDES PERDER

Monte Kenia

El Monte Kenia es la montaña que da nombre al nación, donde habita el dios de los Kikuyu (la clan mayoritaria de Kenia). Tras el Kilimanjaro, la segunda montaña más alta del continente. Para ascenderlo hay que estar mínimamente en manera y hacen carencia al menos dos noches si se quiere disfrutar de una práctica montañera completa. Llegar al Pico Lenana (4.985 metros sobre el nivel del mar) al alba después de una fría elevación con la luz de las linternas guiando la senda queda compensado por las excelentes vistas. El pico más elevado, sin decomiso, es Batián (5.199 metros), pero para acceder a él es esencial realizar escalada método. Si puedes, vuelve a la civilización por la itinerario de Chogoria, entre unos paisajes mágicos a ámbito camino entre los descritos en las novelas de J. R. R. Tolkien y los inventados por Tim Burton para sus películas.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/monte_kenia_2471_630x.jpg Monte Kenia

Corbis

Reserva patrio del Bosque de Kakamega

Que no te engañe el nombre. Kakamega es el uno bosque húmero tropical de la territorio, con espectaculares árboles de decenas de metros de cota y tropel de fauna autóctona: desde monos de cola roja a mariposas de centenares de especies. Kakamega es una de las reservas naturales más olvidadas por las grandes rutas turísticas y, probablemente por eso, único de los mejores lugares de Kenia. Si buscas un escondite de profunda flora en el que respirar profundo, no ver turistas cernaía, senderos en los que perderte y conocer una fragmento del nación tanto menos trillada, la acabas de encontrar.

Iten

La cuna de los mejores fondistas del planeta (con consentimiento de los etíopes) es un animado pueblecito cuya economía se ha visto impulsada por las zancadas de sus habitantes. Salir a correr con los kenianos es una práctica un mucho humillante, pero lo compensa el trote por caminos de arena rojiza al alba, mientras el sol ilumina paisajes sin comparación. Los 2.400 metros sobre el nivel del océano -una de las claves para la fortaleza de los atletas- sitúan al aldea en la cúspide del desfiladero que mira al Valle del Kerio, un paraje excepcional para volar en parapente o, si eres menos temerario, hacer senderismo.

Ferrocarril Mombasa n Nairobi

Si tienes ganas de peripecia, no dejes pasar la ocasión de volver a Nairobi desde la costa a bordo del Lunático Express. El tren es una práctica en sí misma, más que un viaje. Métete en la piel de Phineas Fogg y viaja a principios del centuria XX en las estaciones de ferrocarril de Mombasa y Nairobi, y amanece tras una noche de traqueteo para contemplar jirafas, cebras, ñúes y antílopes en la sabana keniana, que la calle corta cual cicatriz en el nación. La comodidad es además aquella de principios del XX, la cena y el desayuno a bordo pueden dejar algo que desear, el tren puede que tarde 14 horas en unir Mombasa con Nairobi -si es puntual-, pero, ¿no tenías ganas de peripecia?

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/iten_el_epicentro_del_atletismo_9777_630x.jpg Iten, el epicentro del atletismo

Corbis

Funzi

Estar solo en una playa paradisíaca sin que vendedores ambulantes te den la tabarra es dable aún. Dirígete a Funzi, una isla rodeada de manglares próximo de la límite con Tanzania. Por la pequeña Funzi solo podrás moverte a pie, pues no hay vehículos, una perfecta pretexto para disfrutar de manera más cercana del ambiente y de la personas. Al caer la noche, miles de estrellas pueblan el cielo que se ve desde Funzi, un destino todavía suficiente virgen al turismo. El inmersión es otra de las actividades destacadas.

Kibera

Una de las mayores barriadas chabolistas del continente, con próximo de ámbito millón de habitantes, y de las menos peligrosas de la capital. Aunque algunos locales interpreten que los occidentales realizan lturismo de pobrezar, resulta imprescindible conocer la realidad de la mayoría de la demografía urbana del nación, no muy lejos de grandes hoteles de esplender. Kibera Tours organiza rutas guiadas por la favela cuyos beneficios se quedan en la comunidad local. Si te interesa conocer más y colaborar a atenuar la posición, Power Women Group es un categoría de mujeres seropositivas -muchas de ellas abandonadas por los mismos maridos que las infectaron- que se dedican a la venta recuerdos con cuyas ganancias tratan de ganarse la vida y combatir el estigma provocado por el virus.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/isla_fuzi_4644_630x.jpg Isla Fuzi, calaña pura

Corbis

TOP RESTAURANTES

Talisman, Nairobi

Probablemente, el mejor restaurante de Nairobi. almuerzo continental con toques exóticos en un cuidado edificio de inspiración colonial con un ancho jardín. Ubicado en el frondoso y exclusivo barrio de Karen, amuleto es una magnífico opción para comer durante el término de semana, cuando el cabida del tráfico es reducido en la capital keniana. Siéntete un aristócrata de principios del centuria XX y siéntate a la mesa en este restaurante tras visitar la cercana vivienda de la baronesa Blixen. (Conviene reservar con antelación).

Tamarind, Mombasa

La costa suajili tiene en este edificio de inspiración arabesca una de sus mejores paradas. Cocina francesa con toques asiáticos y africanos, y deliciosos cócteles con vistas al canal que separa la isla de Mombasa del continente. Si no te basta devorar langosta en arena resistente con el viejo puerto de la metrópoli, el fornido Jesús y -si eres afortunado- alguna ballena de fondo, salta a bordo del ostentoso falucho que el propio restaurante fleta varias veces por semana (reserva con antelación).

Ali Barbour’s Cave, Diani

¿Necesitas ideas para una cena romántica? ¿Qué te parece hacerlo a la luz de las velas en una impresionante caverna de coral? Una apertura sobre el salón céntrico de la caverna permite ver las estrellas en las noches claras. entorno relajado y exótico con buena almuerzo y mejores cócteles. Los Cuarenta Ladrones dan nombre al bar-discoteca próximo, considerado único de los mejores clubes de playa del mundo.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/talisman_7202_630x.jpg Cocina francesa con toques asiáticos

Talismán

Il Covo, Playa de Bamburi

Veinte minutos en tuk-tuk desde el centro de Mombasa en rumbo norte bastan para llegar a único de los mejores restaurantes italianos de la costa. Los spaghetti ai frutti di mare (espaguetis con marisco) en un torreón con vistas al mar Índico son difíciles de superar. Pizzas preparadas en horno clásico y situación insuperable. además sirve almuerzo japonesa. Por las noches se transforma en bar-discoteca.

Open House, Nairobi

Cuando los británicos se decidieron a conquistar el continente desde la costa, llevaron a miles de trabajadores indios hasta lo que hoy es Kenia para construir un ferrocarril que fragmento el nación en dos. Muchos de aquellos obreros se quedaron en la colonia y hoy hay varios buenos restaurantes de almuerzo india en el nación regentados por sus descendientes, entre los que destaca sin incertidumbre Open House. ambiente limpio, buen servicio, y fantásticos currys.

Purdy Arms, Nairobi.

Olvida el trajín de Nairobi en esta taberna-restaurante inglesa en el barrio de Karen. El mejor servicio de toda la metrópoli en ámbito de unos jardines inabarcables y buenos platos occidentales y locales, que abarcan desde la hamburguesa hasta la tilapia con salsa de naranja. Se llena (y se anima mucho) siempre que hay competiciones de rugby que ver por televisión.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/purdy_arms_7120_630x.jpg La jarana gastronómica del barrio de Karen

Purdy Arms

TOP HOTELES

Hotel Fairview, Nairobi

La mejor opción para un hospedaje de esplender en el centro de Nairobi. Ubicado en un barrio protegido (por amabilidad de la cercana Embajada de Israel), el Hotel Fairview ofrece precios muy competitivos para servicios al nivel de las grandes eslabones hoteleras internacionales. Cómodo, encantador, con varios restaurantes para elegir y cuidados jardines.

African Heritage House. Nairobi

Esta casa-museo-hotel atesora arte de todo el continente. El propietario, un estadounidense llegado a Kenia en los años setenta, creó una gran agencia de exportación de arte africano y, tras la quiebra a principios de centuria, se retiró a esta vivienda de inspiración maliense y de la costa suajili. Se pueden reservar visitas guiadas con almuerzo o cena, así como pernoctar en las originales habitaciones del edificio, con vistas al Parque patrio de Nairobi. Cada habitación y cada chapuzón son obras de arte (africano) en sí mismas.

Rondo Retreat, Kakamega

Este hotel quedó anclado en la periodo colonial. De espectaculares jardines, los edificios y las habitaciones recuerdan a las de los aristócratas llegados a África a comienzos del centuria XX. Cuidado al especificación, cómodo, encantador y sereno, Rondo Retreat ofrece estancias a media pensión o pensión completa a precios muy razonables. El retiro aquí puede ente además espiritual, pues se promociona como un hotel cristiano, aunque nadie obliga a los huéspedes a profesar ningún tipo de fe.

Funzi Mangrove Resort, Isla de Funzi

Si jamás has llegado a tu hotel en bote, sobre las aguas del Índico y atravesando bosques de manglares, esta es tu ocasión. Las instalaciones de este hotel incluyen gigantescas habitaciones, una piscina de nuevo abertura, un enorme salón-comedor en el que degustar cangrejo o relajarse leyendo e improvisadas hogueras nocturnas a la luz de la luna. El club se anima por las noches con los huéspedes del hotel. Si quieres salir del increíble aislamiento del hotel, pídeles que organicen una bote hasta la idioma de arena cercana, donde podrás disfrutar de una playa para ti solo. Ellos se encargarán de montar un sombrajo y proveer las bebidas necesarias.

Saruni Lodge, Samburu. ahorro de Kalama, junto al Parque patrio de Samburu.

Uno de los alojamientos más exclusivos para único de los safaris más exclusivos. Alejado de toda civilización y oculto en una colina en la ahorro de Kalama (en el centro-norte de Kenia), el Saruni ofrece ‘suits’ con salón-comedor, habitación y chapuzón con bañera, todas ellas con su adecuado terraza de vistas sobrecogedoras. Desde la terraza del chapuzón, donde se ubica la ducha, se marca a lo lejos la cúspide del Monte Kenia. Dos piscinas -también con vistas- completan el espacio, por el que varios animales inofensivos campan a sus anchas.

Kerio View Hotel, Iten

El hotel con la mayor concentración de campeones del mundo por metro cuadrado. Platos contundentes y habitaciones limpias con vistas al sobrecogedor valle del Kerio. Los abundantes desayunos fuera del restaurante mientras se contempla el valle se complementan con los ratos de lectura a la penumbra en los amplios jardines. Un paraje de lo más relajado en el que cualquier día puedes estar cenando junto un bicampeón del mundo de carrera muy larga.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/saruni_lodge_samburu_2036_630x.jpg El receso impecable en la ahorro de Kalama

Saruni Lodge, Samburu

DE COMPRAS

Kitengela, a 30 km de Nairobi

Aunque tiene tiendas repartidas por varios centros comerciales de Nairobi, visitar el análisis céntrico de Kitengela es algo más que ir de compras. Contemplar cómo se elaboran vasos, jarrones o bandejas de vidrio reciclado en los hornos, productos que luego ponen a la venta en el propio implantación, bien compensa el viaje. Este inédito negocio se ha acto un nombre en el mundo de la cristalería, pero además en el del arte.

Kuona Trust, Nairobi.

¿Harto de los clásicos souvenirs lafricanosr? ¿Te interesa el arte local coetáneo? Kuona Trust alberga los talleres de una veintena de pintores y escultores que trabajan con cualquier material a su disposición: desde chapas de botellas a papeles de publicidad, pasando por el vidrio o la madera. Por lo corriente, se trata de personas extrovertida que no tendrá problemas en charlar con los visitantes para explicar sus trabajos. Cuentan con una tienda en la que ponen a la venta sus obras.

Biashara Street, Nairobi.

En lla vía de las tiendasr (que es lo que significa, en suajili), en el urbanizacición financiero de Nairobi, encontrarás, sobre todo, tejidos locales. Kangas, kitenges, kikoys y hasta mantas Maasai de todos los colores y diseños imaginables. Ningún mercadillo para turistas las venderá a mejor valor que las tiendas de la vía Biashara, donde se pueden adquirir incluso por metros para elaborar tus propios cojines, manteles, servilletas y hasta cortinas. Los comerciantes, indios por lo corriente, ofrecen descuentos si se compran varias piezas.

KikoRomeo, Nairobi

Fundado por una diseñadora escocesa que trabajó varios años en Barcelona, KikoRomeo vende ropa de diseño occidental con estampados africanos de alta categoría. distinguido , moderna, inédito y colorida. En su tienda, en el centro comercial de Yaya, se puede encontrar ropa para varón y hembra, también de complementos como fundas para portátiles y tabletas. La propia tienda ofrece además un servicio para ajustar a dimensión la ropa que elijas.

Mercado de Mombasa

De influencia portuguesa y árabe, Mombasa concentra en una lonja en el centro de la metrópoli todas las fragancias inventadas. Las montañas de especias se mezclan con la fruta mientras, un par de pasillos más allá, la carne y, sobre todo, el pescado se imponen sobre los demás olores. En las calles aledañas, carpinteros, joyeros y artesanos de la rafia tienen el especie a la vista de los viandantes.

Mercadillos Maasai, Nairobi

Varias veces por semana (en especial, durante los fines de semana), los centros comerciales de Yaya, Prestige, Junction, y Village Market, entre otros, organizan mercadillos en los que comerciantes locales venden figuritas, textiles, pinturas, máscaras y hasta lámparas. Si necesitas comprar un obsequio de última hora antes de dirigirte al aeropuerto, puede que te saquen de un aprieto. Todo valor es negociable, diáfano.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201418/kuona_trust_1022_630x.jpg El verdadero souvenir de Kenia

Kuona Trust

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes