La ausencia de Cristina Fernández dispara los apetitos por la serie en Argentina

La ausencia de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, del escenario público durante más de un mes, ha tenido un consecuencia imminente. en El Interior del oficialismo comienzan a asomar la cabeza candidatos que no ocultan sus apetitos por heredar el histórico sillón de Rivadavia, donde se sientan los jefes de Estado.

En periodo de Néstor Kirchner, ningún ministro o ex ministro se hubiera animado a expresar sus deseos de competir por la Presidencia, pero la posición del nación y el Gobierno no son lo que eran. Apenas quedan dos años para que finalice el dictamen de la viuda de Kirchner y los peronistas oficiales y rebeldes o «auténticos», como les gusta denominarse se ponen a la cola de las puertas de la vivienda Rosada.

El ministro del interno y Transporte, Florencio Randazzo, pasó de expresar tímidamente su anhelo hace unos meses a confirmar de forma expresa que se siente un potencial escogido para gobernar Argentina a partir de 2015, data de las elecciones. Randazzo reconoció hace unos días que analiza seriamente presentarse como postulante, pero «siempre en el interior del Frente para la triunfo y este prototipo que sacó adelante la Argentina», confío el varón que integra las filas de la ordinario peronista fundada por el matrimonio Kirchner. Su «postulación», según sus palabras, responde a que se siente «acompañado y avalado» por la presidenta.

Hasta el instante, Cristina Fernández continúa sin pronunciar vocablo sobre éste y otros asuntos más inmediatos como la inflación o la negociación de la adeudo argentina con el Club de París (unos 9.500 millones de dólares). Esta asignatura pendiente es la que el ministro de Economía, Axel Kicillof, trataba de aprobar, en una eterna reválida, este lunes en su viaje a Francia.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes