La escritora Elena García Quevedo y la cantante Jazmina Petrovich proponen recuperar la voz de los sabios en el MEH

Foto: MEHBURGOS, 2 Dic. –

La escritora Elena García Quevedo y la cantante Jazmina Petrovich proponen recuperar la voz de los sabios en el MEH

El Museo de la Evolución Humana (MEH) acoge este martes, 3 de diciembre, un confluencia literario y musical con causa de la presentación del libro ‘La voz de los sabios’, de la escritora y periodista Elena García Quevedo en el que, a través de testimonios de abuelos “cuya vida ha sido un gran viaje de superación”, narra un mundo de hombres y mujeres sabios nacidos antes del auge tecnológico.

El Museo propone para este confluencia , que se desarrollará a partir de las 20.15 horas, escuchar, de la mano de esta escritora, a quienes tienen la recuerdo “ancestral” del decoro a la arena y la erudición que da la vida, en un acción acompañado de la interpretación musical de la cantante croata Jazmina Petrovich y de un vino de la Ribera del Duero y una pequeña cubierta.

Además de escuchar a la autora, según informaron a Europa Press fuentes del sitio cultural, se proyectarán varias fotografías y se abrirá una tertulia para conocer el fondo de un libro “que además analiza las claves para entender el pasado y nuestra supervivencia en el futuro”.

Elena García Quevedo es periodista y guionista freelance; doctora en Ciencias de la Información, trabajó como corresponsal en Oriente cercano para la cadena ente. también, es autora de la labor de teatro ‘El fragancia del café’, coguionista de películas como ‘Invierno en Bagdad’, ganadora del festejo de Málaga, o ‘Invisibles’, Goya a la mejor película documental. Su primera novela, ‘La voz de la arena y la hembra chamán’, fue publicada en 2010.

La artista croata Jazmina Petrovich, además conocida como ‘La voz del corazón’, es una cantante “cuya voz crea puentes entre culturas y gentes, con una especial sensiblería en cada una de sus interpretaciones”.

Alumna de algunos de los mejores maestros europeos, ha maduro además una cabida interpretativa “inusual” para lograr que el observador cambie “y pase de la melancolía a la contento, del lloro al júbilo y de las lágrimas a la risa”.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes