La Navidad del escritor Javier Reverte: «Viajar, leer, escribir, beber y amar»

Javier Reverte (Madrid, 1944) reconoce que la Navidad le produce «melancolía», porque le recuerda a mucha personas que ya no está. «Es una jarana que está bien para los niños. Lo que más me gustaba de pequeño era que no había colegio». Aún así, es un día en que se reúne con sus seres queridos. Suele comer con su hembra, sus dos hijos, la esposa del segundo y sus dos nietos. Sus preferencias culinarias pasan por «un buen pescado al horno» para la cena de Nochebuena, y un «un roastbeef» dispuesto por él mismo para el día de Navidad. A su hembra le encanta preparar un foie fresco con una receta que le enseñó una francesa y que «le sale muy bien».

Reverte es un fanático de la escritura y de los viajes, especialmente a África. «El sueño de África», «Colinas que arden, lagos de fuego» o «Corazón de Ulises» son algunos de los títulos con los que este periodista, que también ha sido corresponsal en Londres, París y Lisboa, abalorio sus vivencias en distintos lugares del mundo.

Como cabe presuponer en una individuo que ama viajar, ha vivido las Navidades lejos de vivienda «muchas veces», pero siempre junto a su familia más próxima. «Cuando mis hijos crecieron y antes de que se emparejaran y tuvieran hijos, nos íbamos mi hembra y yo con los dos a alguna metrópoli del forastero, entre el día 23 y el 30», comenta. Algunas de las capitales en que ha celebrado las Pascuas son París, Nueva York, Roma, Venecia& Pero hay algo que recuerda especialmente de unas Navidades fuera de casa: «el frío helador de Nueva York».

De este año que está a calceta de culminar, afirma que «no ha sido el mejor», pero se queda con la placer de haber sanseacabó algún libro y haber acto «unos buenos viajes». ¿Lo mejor? «El haber vivido durante tres meses en la maravillosa Roma».

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes