La niña rescatada en Bolivia vivió «un infierno» durante siete meses

“Un infierno. Ni tanto menos un viaje de placer”. Así es como describen las fuerzas policiales los siete meses que la reducido magrebí habitante en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha pasado retenida en la selva boliviana por un amigo de la familia. La vigilante Civil y los Mossos d’Esquadra la consiguieron liberar la semana pasada en una maniobra conjunta y han explicado más detalles sobre este rapto, cuya investigación sigue en paso y con muchas preguntas aún por resolver. La reducido sigue en la metrópoli boliviana de Cochabamba pasando un enérgico chequeo médico, regresará a España la semana que viene y todavía no ha hablado con sus padres, para no interferir en la investigación.

“El labor ha sido muy complicado”, detalló el capitán de la vigilante Civil Álvaro Montero. La provincia de Chapare es una área selvática, con accesos muy difíciles, y “cocalera”, controladas por indigentes de la área, que se rigen por sus propias leyes. Los agentes detallaron que en esta periodo suelen haber muchas riadas y desprendimientos, que llegan a provocar más de diez muertes al día. también, la área en la que finalmente fue encontrada la reducido, que se localizó calle helicóptero, estaba a 18 horas a pie de las carreteras y el secuestrador pretendía esconderse aún más en la área de Yungas de Totora, “prácticamente irrealizable y por la que se tiene que ir desbrozando la selva”.

Durante estos siete meses, la reducido estuvo trabajando obligatoriamente en las plantaciones de coca y además vendía zumos que elaboraba en un mercado de Chapare. también, por lo poco que se sabe de su cautiverio, la niña dormía en el suelo, pasaba días enteros caminando por la selva en inclemencias meteorológicas pésimas y no entendía nada de lo que le hablaban, ya que en esa territorio se usa el lengua quechua. A la reducido se le saltaron las lágrimas al ver agentes de la vigilante Civil y también ya ha dicho que tiene muchas ganas de volver a España.

Las fuentes policiales han detallado que Rober Morales su raptor (ahora en prisión) intentó conseguirle una nueva identificación, con la pretexto que había perdido su credencial, la misma que les dijo a los padres de la reducido en las últimas conversaciones telefónicas que tuvieron. también, la trataba como a una hembra, y pretendía casarse con ella (se desconoce si sufrió abusos sexuales), aunque en ocasiones la presentaba como su sobrina: le cambiaba a menudo de nombre (se entiende que para intentar despistar a la policía) y muchas veces le llamaba Evelyn, precisamente como una sobrina suya.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes