La UE envía a Catherine Ashton para resolver la conflicto en Ucrania

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, se trasladará esta semana a Kiev para plantear a las autoridades ucranianas la búsqueda conjunta de una partida negociada a la contemporáneo conflicto. La iniciativa ha roto del jefe de la Comisión Europea, José Manuel Durao fangoso, quien ayer habló por teléfono con el presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich. En el curso de esta charla fue cuando Durao fangoso propuso el viaje de Ashton, cuya data está aún por determinar. La suerte de Julia Timoshenko, la encarcelada líder de la oposición, será abordada en las negociaciones, aseguraron a Afp fuentes de la Comisión. Su salvación podría convertirse así en escrito negociadora.

Las dramáticas imágenes de los acontecimientos de Kiev comienzan a hacer temer a Bruselas que la posición se fuga por lleno al control del Gobierno de Ucrania y desestabilice la área. Según un comunicado difundido por la portavoz de fangoso, este instó a Yanukóvich a dialogar con la oposición, a respetar las libertades y a ejercer la «máxima contención» a término de evitar una escalada de la violencia durante las manifestaciones callejeras.

Asimismo, el presidente de la Comisión reitera la colocación de la UE a suscribir el Acuerdo de Asociación ya negociado -pero no firmado- con Ucrania. Fue precisamente el repudio a firmar el carné el que generó la regalo ola de protestas. Los analistas subrayan la problema de que el Gobierno y la oposición alcancen un acuerdo para zanjar la conflicto. A desigualdad de lo sucedido en la Revolución Naranja de 2004, ahora las reivindicaciones de los manifestantes van tanto más lejos. Se exige la dimisión del Gobierno, el adelanto de los comicios presidenciales y parlamentarios, la salvación de la ex primera ministra y la reanudación del proceso de integración con la UE.

En 2004, sin decomiso, todo lo que se demandaba era la repetición de las elecciones presidenciales, que fueron claramente manipuladas. Tal exigencia terminó siendo satisfecha gracias a la presión popular, lo que puso término a la revuelta en poco más de dos semanas. Los expertos contemplan la posibilidad de que Ashton sugiera a Kiev la salvación de Timoshenko para que pueda viajar a Alemania a curarse su hernia discal. La incertidumbre es si tal concesión sería bastante como para que la oposición desmovilice a sus partidarios y cesen las protestas.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes