Las agencias de viajes piden a las autoridades mayor participación y una normativa más contundente contra el intrusismo

El intrusismo ha crecido en los últimos años. Las agencias piden a las administraciones una acto más decidida para combatir el intrusismo. Según afirman, en muchos casos carecen de medios insuficientes para perseguir este tipo de prácticas, a lo que se cantidad que las leyes carecen de la contundencia necesaria para atajar el dificultad.El intrusismo sigue siendo una de las grandes lacras del parte. Más allá del demoledor choque que ha tenido en el gasto la conflicto económica, con un disminución estimado de hasta el 50% en los seis últimos años, así como el peso creciente de las ventas on-line, la empresa clásico continúa sufriendo la competencia ilícito proveniente de diversas entidades y organizaciones, incluidos los propios proveedores turísticos.

Las agencias de viajes piden a las autoridades mayor participación y una normativa más contundente contra el intrusismo

Además de la inicio de nuevos actores en el negocio, como es el caso de supermercados, centros comerciales, emisoras de radio o eslabones de televisión, entre otros, las agencias además tienen que hacer frente a las prácticas intrusistas, que incluso han florecido en los últimos años. Y ello a pesar de que la Directiva Europea de Servicios (también conocida como Directiva Bolkestein) mantuvo, gracias a la presión de las propias Organizaciones empresariales del parte, la exclusividad de las agencias y turoperadores en la distribución de viajes combinados.

Las denuncias, claves para atajar el problema

Para el presidente de la coalición de Agencias de Viajes (UNAV), José Luis Prieto, “parece que todo el mundo sabe organizar un viaje, pero nada ni nadie da más garantías al consumidor que una empresa de viajes, también de su pacto profesional”. A su sensatez, esta amenaza puede combatirse “concienciando al consumidor final” y “siempre denunciando las prácticas ilegales, para que vendan viajes aquellas empresas que disponen de permisos para ello”.

En los mismos términos se expresa el presidente de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE), Martí Sarrate, quien aboga por “informar apropiadamente al consumidor en campañas específicas sobre los peligros que conlleva este tipo de reservas y denunciar dinámicamente los casos detectados”. “Es principal que los agentes denuncien y nosotros tenemos una gran coordinación para lograr esos objetivos”, añade.

Por su fragmento, el presidente de la coalición Ceus y mentor representante de Star, Agustín Lamana, lamenta que “desafortunadamente sí se ha notado un recargo del intrusismo en los últimos años”. “Reservas de varios servicios sueltos por Internet que no son considerados lpaquetes’ (como huella la Ley) y el arrendamiento sin control de casas, apartamentos y otras modalidades de hospedaje, sin el debido control, están dañando a nuestro parte, amén de la ausencia de responsabilidades ante posibles problemas y reclamaciones”, indica.

Faltan medios para inspeccionar

El director corriente de Gea, Prisciliano Fernández, va más allá y afirma que “el intrusismo jamás dejará de crecer mientras no existan leyes más contundentes y suficientes controles”. En su opinión, “con una buena fiscalización y con respuestas rápidas y condenatorias a los incumplidores” podría ponerse freno a estas prácticas. Sin decomiso, critica que el sistema contemporáneo provoca que “la personas no quiera perder su período denunciando cuando luego observan que las denuncias no prosperan o bien se tardan hasta años en resolver dichas situaciones”.

Por otro costado, los responsables de Asociaciones y Grupos comerciales coinciden en apuntar a la excesiva permisividad de las autoridades como único de los factores que ha propiciado este recargo del intrusismo. Para el presidente de Avasa, Luis Felipe Antoja, “el intrusismo ha existido siempre porque las administraciones poco han acto para combatirlo, y ahora, con la nueva reglamentación comunitaria, se ha legalizado en parte”.

También Prieto reconoce que la hoja de las autoridades “es insuficiente”, mientras que Sarrate añade que “faltan más medios para inspeccionar y detectar todos los casos de intrusismo y prevenir su penetración en el mercado”. Finalmente, Fernández puntualiza que “algunas administraciones se implican muchas más que otras”. Así, “felicita la tarea positiva que a mi manera de ver está llevando a cuerda la directora corriente de Turismo en la Generalitat de Cataluña, Marian tapia, pues ha podido poner en práctica algunas de las buenas ideas que tenía como gerente de ACAV”.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes