Las Caldas Villa Termal: el sueño del cicloturista en Asturias

LA REFUNDACIÓN DE UN BALNEARIO

Las Caldas Villa Termal: el sueño del cicloturista en Asturias

Hace poco más de cinco años el uno balneario de Asturias volvía a abrir sus puertas. detrás queda su cierre en los años 80 como consecuencia del desperfecto de un producto turístico que estaba perdiendo fuerza: el termalismo. O lo que es ídem, ya no se creía en ese tipo de viajes milagrosos. Y sin decomiso, algo había que hacer. Nuevos dueños y nuevas ideas para revitalizar un sitio diseñado en el centuria XVIII por Ventura Rodríguez y que conllevaba el rediseño, además, de su esencia. Y, sobre todo, darle cauce a una incertidumbre existencial: ¿qué volumen tienen los balnearios en el centuria XXI?

La opción de este lresort’ rebautizado como Las Caldas Villa Termal fue la de unirlo íntimamente al ejercicio, ampliando sus instalaciones para robarle verdad protagonismo al termalismo y diversificar sus atractivos. Entre ellos, la creación de un centro de fármaco deportiva propio llamado Instituto Vida Sana donde el huésped se puede hacer un análisis a fondo de su rendimiento y mejorar sus resultados. Eso, unido a la creación de un hotel 4 estrellas (pero con esencia de 5) con más habitaciones que el Gran Hotel delantero, lo ha convertido en un reclamo para equipos de diferentes deportes y para clubes deportivos amateurs.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201425/las_caldas_villa_termal_2956_630x.jpg La piscina de Las Caldas Villa Termal

Las Caldas Villa Termal

EL SELLO lSPECIAL SEVEN’ DE BIKEFRIENDLY Y TANTO MÁS

lYa veníamos observando con deferencia el fenómeno del cicloturismo desde hace unos añosr confiesa Fernando Sánchez Vallina, director corriente del complicado. Sin decomiso, hasta la aparición en su camino de Bikefriendly no se atrevieron a dar el marcha del todo.

Bajo el paraguas de este sello de categoría, el resort se ha adaptado al visitante bicicletero con el término de darle un servicio lleno y, de marcha, logrando que éste no se sienta como un bicho anómalo con su bici a cuestas. Y lo hicieron a lo vasto, logrando la catalogación de lSpecial Seven’, lo que viene a significar que es único de los dos establecimientos en España que mejor equipado está para recibir al cicloturista. Eso, unido a su enclave apropiado, le hace ente una dulce para los amantes de los pedales.

Pero, a efectos prácticos, ¿qué significa eso de lSpecial Seven’? Pues, básicamente, que el hotel lo tiene todo. Empezando por un sitio de lavado de bicicletas, continuo por su propio parking guardabicis (individual y para grupos) y rematando con un estudio mecánico propio y con un gimnasio donde ir calentando.

A eso hay que sumarle el estudio biomecánico en el instituto Vida Sana, el arrendamiento de bicis a través de Carma Bike, una tienda con ropa y recambios, un menú pic-nic para adaptar la pensión completa a las ganas de bici y, por supuesto, una completa guía de recorridos y rutas. Pero, sobre todo, la impresión intangible de decoro por esta práctica deportiva y por sus aficionados.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201425/asturias_en_bici_510_630x.jpg Asturias en bici

Javier Zori del Amo

UN INTERSECCIóN DE CAMINOS IDEAL

Sí, muy bien, todo este equipamiento podría estar en ámbito de Arizona y no tendría tanto encanto. Pero es que Las Caldas Villa Termal, encima, está en el corazón de una de las regiones con más ciclismo en su ADN y en sus carreteras. Por poner un modelo , se encuentra a poco más de 30 kilómetros de la mítica cúspide del Angliru o a 40 de la Cobertoria.

Pero para los que esto son palabras mayores, siempre les quedará otras alternativas como recorrer la clásica vereda del oso o coger la económico calle verde que une Oviedo con Fuso de la Reina y que conecta Las Caldas con la capital. Y ya, desde ahí, animarse con la elevación a los monumentos prerrománicos de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco. Y, por supuesto, no podría faltar la alternativa de la mountain bike por rutas cercanas por caminos de pastores como la de la Salamandra.

EL lAFTERCYCLING’

Pedalear teniendo regalo una buena gratificación duele menos. Y es lo que sucede en este eden corriente. El barro pringue menos y las cuestas se hacen menos empinadas cuando se sabe que, al regresar, espera un balneario top y un Spa donde destensar los músculos. Porque diáfano, Las Caldas es, sobre todo, un destino termal donde disfrutar de todo lo bueno que aporta el agua y sus diferentes tratamientos anti estrés y de hermosura.

Es por ello que su Balneario imperial, más exclusivo y ostentoso, fue ampliado con un zona de tratamientos y con un gran Spa llamado Aquaxana donde se une el recreo y el relax a remojo en sus piscinas, saunas y circuitos para toda la familia. A eso hay que sumarle sus desayunos concentrados en su vieja estancia de bailes o su restaurante, con un menú para comidas y cenas que busca sofisticar la cocina asturiana. Y, por supuesto, la gratificación de un paseo por un aldea 100% asturiano que no se ha descuidado merendar por la gran metrópoli y que aún conserva su despacio pulso y sus hórreos, ermitas, callejones y vacas saludando al otro costado de las ventanas.

* Puede que además te interese…

- Las 20 ciudades más bicicleteras

- Siete rutas europeas para recorrer en bicicleta

- Todo lo que debes saber, cicloturista

- Cómo comportarse en un balneario

- Todo lo que necesitas saber de Asturias

- Todos los artículos de Javier Zori del Amo

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes