Los viajes al forastero, inaccesibles para la mayoría de los cubanos

A un año de la inicio en vigor de la reclamada reforma migratoria en Cuba, que acabó con décadas de restricciones, unos 185.000 ciudadanos han podido viajar al afuera desde esta isla de once millones de habitantes. Los escollos son ahora el valor del billete o la adquisición del visado de inicio en el nación de destino.

El régimen de los Castro eliminó el 14 de enero de 2013 los engorrosos «permisos de salida», obligatorios durante más de ámbito centuria cuando los cubanos querían salir de su nación. Se extendió también de once meses a dos años el período de permanencia en el afuera sin perder la residencia. Las trabas ya no son ahora legales sino económicas.

Los cubanos se siguen arriesgando a huir por marCon un salario ámbito de 20 dólares al mes (14,6 euros) es complicado que un cubano ordinario pueda pagar un billete de ida y giro a Miami de unos 500 dólares (365,6 euros) o el pasaporte que rampa un centenar de dólares (73 euros). A no ente que pertenezca al régimen o trabaje en el turismo. también, la mayoría de los países, exceptuando algunos caribeños, exige visado a los cubanos. Muchos consulados les piden demostrar su solvencia económica para evitar que «se queden» en su región. La problema para obtener el visado es la motivo de que no hayan descendido las peligrosas salidas ilegales por océano. A pesar de esta carrera de obstáculos, entre enero y noviembre de 2013 el régimen castrista registró 257.518 viajes al forastero, realizados por 184.787 cubanos. Estas cifras representan un recargo del 35 por ciento respecto a 2012. El 36 por ciento (66.510) se trasladó a Estados Unidos, según el coronel Lamberto Fraga, segundo jefe de la rumbo de Inmigración y Extranjería del Ministerio de interno. De ellos, el 60 por ciento no había regresado a la isla a finales de año, según las cifras oficiales.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes