Primeras impresiones de El Hobbit: La aflicción de Smaug

Foto: WARNER BROS.MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS – Israel Arias)

Primeras impresiones de El Hobbit: La aflicción de Smaug

Este viernes llega a los cines El Hobbit: La aflicción de Smaug. Aquí os dejamos, en unos cuantos apuntes, nuestras primeras impresiones después de haber visto la segunda dedicación de la trilogía con la que Peter Jackson regresa a la arena Media.

- Sin presentaciones ni preámbulos. único de los defectos que se achacaron a Un viaje súbito es que el la peripecia de Gandalf, Bilbo, Thorin y acompañamiento tardaba excesivo en arrancar. Con las presentaciones hechas ya hace un año, en esta nueva dedicación la acto llega prácticamente desde el minuto único.

- El mejor hobbit. Gloria eterna a Don Martin Bolsón o a Don Bilbo Freeman, ídem me da… que me da ídem. Tras su gran estreno -impagable su escena de los acertijos con Gollum- el actor inglés vuelve a clavar el personaje con otro faz a faz antológico. Watson es el mejor hobbit que Tolkien pudo imaginar.

- Viejos y nuevos amigos elfos. La aflicción de Smaug nos trae el reencuentro con Légolas (Orlando Bloom) y la presentación de Tauriel Evangeline Lilly. Y aunque en la intimidad la química entre los elfos del Bosque Negro sea un mucho sintético -ella los prefiere más bajitos-, cuando se ponen a despachar orcos son inigualables. Poesía (élfica) en movimiento.

- Gandalf y sus circunstancias. En su afán por rellenar los “vacíos” de Tolkien (es decir, de estirar el chicle hasta convertir un libro en tres películas) Peter Jackson se encomienda a Gandalf. El personaje al que da vida Sir Ian McKellen abandona el viaje para ocuparse de sus propios asuntos. Otra peripecia llena de peligros en la que también se encontrará con un viejo familiar…

- El poder del dragón: Smaug es sin incertidumbre la gran atracción de la película, y la colosal criatura no decepciona. Un exhibición visual como pocas veces se ha visto en la gran pantalla. Y todo sazonado con la sobrecogedor, y además colosal, voz de Benedict Cumberbatch. Una gozada.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes