Rajoy vuelve al labor tras pasar cuatro días con su familia en Sanjenjo

El argumento navideño en la vivienda hogareño del presidente del Gobierno volvió a repetirse calceta por calceta. En Sanjenjo lo esperaban, ya desde el pasado término de semana, su esposa Elvira Fernández y sus hijos. Mariano Rajoy llegó tan pronto como se lo permitió su memorándum, tras regresar el domingo de su viaje a Somalia, en el que aprovechó para visitar a las tropas españolas que luchan contra la piratería.

Desde la casa que ostenta en la localidad pontevedresa, situada en el paseo de Silgar, pudo observar en toda su plenitud el privisional que azotó Galicia el día de Nochebuena y, con especial virulencia, la costa gallega. «Fue un espectáculo», recordaba Rajoy el miércoles por las calles de Pontevedra, momentos antes de entrar a la vivienda de su suegra para disfrutar de la clásico almuerzo de Navidad.

Acompañado por su cuñada, sobrinos, la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo, y su esposo, Alfredo Díaz vasto, el jefe del Ejecutivo compartió mantel con su familia política, si bien horas antes se trasladó hasta la residencia hogareño, además en Pontevedra, para celebrar la clásico cena de Nochebuena con su padre y sus hermanos. En global, cuatro días de receso en familia a corcel entre Sanxenxo y la metrópoli del Lérez que Rajoy prevé volver a reproducir en Nochevieja y Año reciente.

Tras este breve asueto, el presidente del Gobierno, ya con la memorándum oficial reactivada, presidirá hoy el ulterior recomendación de Ministros del año, en donde además aprovechará para hacer cómputo político de este 2013.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes