Recuperación… ¿o venta anticipada?

Los dos últimos meses de 2013 y los dos primeros de 2014 tienen algo en común: las ventas han crecido. A desigualdad del comercio que, tras ver crecer las ventas en noviembre, volvió a desplomarse en diciembre, y continúa sin dar signos de desarrollo sostenido, las reservas van tanto mejor.Y no sólo para las grandes redes, como Halcón o El tajo Inglés, que crecen por encima del 6%, pese a haber sellado puntos de venta y contar con menos personal. Las que mejor van, proporcionalmente a su dimensión, son las agencias independientes que están creciendo por encima del 10%. Y del 20% en mercados como el catalán.

Cruceristas, aseguradoras y mayoristas de viajes, por este orden, están incrementando sus reservas para la período de verano (¡entre el 15% y el 60%!) entre las agencias independientes de determinados Grupos comerciales.

La gran pregunta es: ¿está el emisor español ante una restauración de la petición, que se traduce en más ventas? ¿O se trata de un transformación en el proceder del cliente, que ha concluyente anticipar la ahorro de sus ansiadas (y necesarias) vacaciones, para evitar sorpresas de última hora?

Lo verdad es que, ya desde noviembre, las mayoristas de grandes viajes asistían mmás preocupadas que esperanzadasm a una inusitada multiplicación de presupuestos, solicitados mucho por agencias como por clientes finales en sus web. El sobreesfuerzo exigido mque entonces no se interpretó como signo del adelanto en las reservasm llevó a algunos turoperadores incluso a plantearse cobrar un fee por cada plan de viaje o presupuesto, ante el miedo de estar ante una (costosa) sobredemanda de información, cuyo término era sólo comparar precios. Pero las reservas, para contento del parte, están cerrándose.

Claro que pude tratarse de una suerte de espejismo si, en mayo y junio, esta fragmento de las ventas deja de realizarse, porque las reservas ya estaban hechas.

Sea como fuere, bienvenido sea el adelanto de reservas, que coincide con la restauración de los precios (…y del margen perdido), y que puede contribuir a que la proposición de última hora no sea más provechosa que la ahorro anticipada. Y que los clientes perciban que reservar con período resulta rentable.

Porque, lastimosamente, la Semana Santa parece haber descuidado de ente una período de ventas digna de tal nombre, para convertirse en solo un puente más.

Del estudio de los datos de marzo y, sobre todo, los del segundo trimestre (abril, mayo y junio), podrá deducirse si estamos ante un adelanto en las reservas… O que los viajes se zafan del parón del gasto. Algo poco probable, a la vista de la inmovilización del comercio. Pero hacedero en el gran viaje, ante la aglomeración de reserva en determinados grupos de consumidores (como los funcionarios), y la creciente obligación de los clientes de disfrutar, descansar y olvidarse transitoriamente del padecimiento my el estrésm que genera esta conflicto.

Sólo el período lo dirá. Pero es una luz en el túnel.

Que le sea provechoso. Ese es nuestro mayor inclinación.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes