Se activa  un categoría de labor sobre Viajes y Transporte en relación con el brote de enfermedad por el Ébola

Se cree que el contemporáneo brote de enfermedad por el virus del Ébola (EVE) comenzó en Guinea en diciembre de 2013. Hoy en día, este brote conlleva la emisión en la comunidad en Guinea, Libera y Sierra Leona y, últimamente, un trotamundos indispuesto proveniente de Liberia infectó a un pequeño cifra de gente en Nigeria.El 8 de agosto de 2014, y de conformidad con el ordenanza Sanitario universal (2005), la OMS declaró la EVE en África Occidental una urgencia de Salud Pública de inclinación universal.

Con el término de respaldar los esfuerzos desplegados a escala universal para caber la propagación de la enfermedad y proporcionar una contestación universal coordinada para el parte de viajes y turismo, los dirigentes de la Organización universal de la Salud (OMS), la Organización de Aviación Civil universal (OACI), la Organización universal del Turismo (OMT), el recomendación universal de Aeropuertos (ACI), la Asociación del Transporte Aéreo universal (IATA) y el recomendación universal de Viajes y Turismo (CMVT) decidieron activar un categoría de labor sobre Viajes y Transporte que supervisará la posición y proporcionara información oportuna mucho al parte de viajes y turismo como a los viajeros.

El peligro de emisión de la EVE durante los viajes por calle aérea es debajo. A desigualdad de infecciones como la gripe o la tuberculosis, el Ébola no se transmite respirando el mismo viento (y las partículas en suspensión que contiene) que una individuo infectada. La emisión requiere el contacto recto con sangre, secreciones, órganos u otros fluidos corporales de gente o animales vivos o muertos infectados, exposiciones todas ellas improbables para el trotamundos ámbito. En cualquier caso, se aconseja a los viajeros evitar todos los contactos de este tipo, y practicar de forma rutinaria una higiene cuidadosa, como lavarse las manos.

El peligro de contraer la infección en un avión además es debajo, ya que las gente enfermas suelen sentirse tan mal que no pueden viajar, y la infección requiere el contacto recto con los fluidos corporales de la individuo infectada.

La mayoría de las infecciones en Liberia, Guinea y Sierra Leona están teniendo paraje en la comunidad, cuando los familiares o amigos cuidan de alguien que está indispuesto, o cuando la preparación de los funerales y las ceremonias de entierro no siguen medidas estrictas de prevención y control de la infección.

Un segundo paraje fundamental en que la emisión puede tener paraje es en las clínicas y otros entornos de deferencia de salud, donde los trabajadores sanitarios, los pacientes y otras gente tienen contacto sin amparo con una individuo infectada. En Nigeria, los casos sólo están relacionados con gente que tuvieron contacto recto con un uno trotamundos que fue hospitalizado tras su llegada a Lagos.

Es fundamental señalar que una individuo que está infectada sólo puede transmitir el virus a otros una vez haya comenzado a tener síntomas. Por lo corriente, una individuo no tiene síntomas durante un etapa comprendido entre dos y 21 días (el “período de incubación”). Los síntomas son fiebre, flojedad, y dolores musculares, de cabeza y de garganta. Esto va continuo de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas y, en algunos casos, hemorragias.

El peligro de que un trotamundos se infecte por el virus del Ébola durante una visita a los países afectados y desarrolle la enfermedad tras su retorno es muy debajo, aun cuando la visita incluya viajar a zonas en las que se hayan registrado casos.

Se pide a los países afectados que realicen controles de detección de partida a todas las gente en los aeropuertos internacionales, en los puertos marítimos y en importantes pasos fronterizos, con miras a identificar enfermedades febriles inexplicables que muestren síntomas compatibles con la infección por el Ébola. No se debería permitir viajar a ninguna individuo que padezca una enfermedad compenetrado con la EVE, exceptuando que el viaje forme fragmento de una traslado médica apropiada. Las gente que han estado en contacto con gente infectadas por el Ébola, o las gente que han contraído la enfermedad, no deberían realizar viajes internacionales, a menos que los viajes formen fragmento de una traslado médica apropiada.

Los países no afectados deben vigorizar la cabida para detectar y caber inmediatamente nuevos casos, y evitar al mismo período medidas que creen interferencias innecesarias con los viajes y el comercio a escala universal.

Ni prohibiciones ni restricciones

La OMS no recomienda prohibir el comercio ni los viajes internacionales, de conformidad con el asesoramiento proporcionado por el Comité de Emergencias de la OMS acerca de brote de enfermedad por el virus del Ébola.

En la actualidad, la OMS tampoco recomienda restricciones de viaje, ni realizar controles activos de detección de la enfermedad a los viajeros a su llegada a los puertos marítimos, aeropuertos o pasos fronterizos en los países no afectados que no comparten fronteras con los países afectados.

A escala universal, los países deberían proporcionar a sus ciudadanos que viajan a los países afectados por el Ébola información precisa y oportuno sobre el brote del Ébola, y sobre medidas para disminuir el peligro de exposición.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes