Turismo extremo: Tour por Chernóbil o los peores conflictos del mundo

Solo hay que proponérselo. Hoy en día es dable desplazarse a cualquier paraje del planeta. Se puede subir al tejado del mundo, ver cómo quedará la Humanidad tras el apocalipsis nuclear o caminar por ese «territorio comanche» del que hablaba el escritor Pérez Reverte.

Al Everest sin oxígenoSi hay personas que quiere llegar, siempre hay quien te lleve. Jesús Martínez Novas lo hace con los que quieren probar su resistencia física y mental y ascender al paraje más elevado del mundo. Su agencia, «Novas Himalaya», se ha especializado en llevar aventureros al Everest. Pero sin oxígeno. Su pasado de himalayista le hace renegar de las expediciones comerciales con botellas, las que colapsan cada año la itinerario hacia la «Madre del Universo». Sin dudarlo, afirma que «todo el mundo tiene derecho a ir a donde desee. Yo les ayudo a llegar al tejado del mundo. Pero no todos pueden ir. Para que acepte una excursión de estas características, sin oxígeno, tienen que mandar una experimento de ahínco. Si no superan ciertos parámetros, les decimos cómo deben entrenarse para conseguirlo. Después comenzamos a organizar el viaje. Todos quieren decir que han estado en la cúspide del Everest. Pero pocos están dispuestos a asumir el esfuerzo».

Ciudad fantasma

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes