Viaje a la vida de Alonso

Fernando Alonso inaugura hoy un viaje a los recuerdos de su vida que lleva la rúbrica de su padre, José Luis, exoficial trabajador en una factoría de explosivos a las afueras de Oviedo y supremo amante del ejercicio al que se dedica su vástago, el automovilismo. El señor Alonso ha dedicado los últimos 29 años a ordenar la recuerdo de la exposición que hoy se se estrena en Madrid y que mañana se abre al público. Andanzas, vivencias, historias, aperos, sueños y, diáfano, coches del deportista español que transformó las sobremesas con la Fórmula 1.

El Centro de Arte Canal acoge en la Plaza de Castilla de Madrid el primer repaso oficial de un deportista español de esta envergadura. 270 piezas archivadas con carantoña por el padre del piloto en un depósito de Asturias que hoy comparte con sus seguidores. El primer kart, la primera permiso federativa con tres años, los primeros guantes, monos, cascos, trofeos… Y el primer bólido de Fórmula 1, aquel Minardi pilotado por un chico callado que, en Australia 2001, dijo aquella frase: «Aquí nos va a costar ente los jefes».

Fernando Alonso ha implícito en sus últimos contratos con Ferrari una apartado según la cual podía adquirir los coches que conducía, previa descuento en su salario. El padre compró hace dos años el McLaren de 2007, una vez que las relaciones con la escudería de Woking se han normalizado y las heridas han cicatrizado. además consiguió en una subasta en Inglaterra el mono con el que realizó una experimento en un Jaguar en 2002. O los trofeos que lo acreditan como campeón del mundo, en 2005 y 2006. José Luis Alonso viajó a Londres para pagar 70.000 euros por cada pieza al joyero que los fabrica.

La exposición retrata de otra forma una semblanza del tela empresarial de España. Numerosas marcas de todos los sectores han patrocinado o colaborado con el asturiano en sus trece temporadas en la Fórmula 1.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes