«Walter Mitty»: viaje nostálgico al desenlace de una era en el magazine «Life»

Walter Mitty nació en 1939 de la pluma del periodista y dibujante James Thurber y vio la luz en el magazine «The New Yorker». Más de siete décadas después, vive su segunda adaptación al cinecon los rasgos y la rumbo de Ben Stiller. Una versión que tutela escaso similitud con la historia inédito, más allá del naturaleza soñador del protagonista. Entre los principales cambios, la determinación de que Mitty trabaje en el magazine «Life», ecuánime cuando ésta deja de publicarse en papel. Un acto totalmente imperial, ocurrido el 26 de marzo de 2007.

[Lee, en inglés, el narración inédito de «La vida secreta de Walter Mitty»]

Thurber, en su breve y delirante historia, no imaginó una ocupación para Mitty. Sí lo hizo la primera adaptación al cine, de 1947, en la que Danny Kaye trabajaba como editor, publicando novelas. Stiller le coloca en un sitio aún menos glamuroso: editor de negativos en un sencillo sótano del sobrecogedor edificio de el magazine, ubicado en Nueva York.

Para el ulterior cifra, un esquivo fotógrafo ha enviado la instantánea que debe ocupar la icónica última portada de «Life». Pero la foto en cuestión no aparece por ninguna fragmento. Ironías del destino, el hasta entonces anónimo Mitty se ve en el calceta de mira del irritante ejecutivo que ha sido designado para pilotar la cambio del papel a internet. Y ese es el detonante de la serie de aventuras exóticas en las que se ve envuelto el soñador Mitty. Nada de peripecias en el subconsciente, como imaginó Thurber, sino un auténtico periplo respetable del explorador más atrevido, a mayor gloria de Stiller.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Publicidad
Ofertas de Viajes